Las astillas como recurso de biomasa


La energía proveniente de la biomasa, necesita de producto naturales que puedan producir suficiente potencia para abastecer a un edificio, una vivienda o una instalación. Dentro de las materias orgánicas que podemos usar parar generar una energía limpia y eficiente se encuentra, además entre los productos más utilizados, las astillas o los pellets.

En este post nos vamos a centrar en las astillas. Se trata de un producto que resulta de la fragmentación de la madera una vez que ha sido descortezada. Para su fabricación se emplean pequeños troncos de pequeño calibre o también denominadas apeas, que no son validos para su aprovechamiento dentro de la industria maderera o el mueble.

Una vez que ha sido astilla, el siguiente paso es proceder a su secado, que puede realizarse de dos maneras: de forma natural al aire libre o mediante secadores que realizan un proceso forzado y continuo.

Como es común dentro de los diferentes combustibles, cada uno tiene unas determinadas características. En este caso son el tamaño, la humedad y la densidad, y en base a estos tres aspectos, se verán determinados aspectos importantes como el poder calorífico o el precio.

Al igual que sucede con los pellets, como os hemos explicado en el post anterior, las astillas son un combustible que esta certificado en base la normativa europea UNE-EN ISO 17225 que función de las distintas dimensiones las clasifica en P16S, P16, P31S, P31, P45S, P45 Y P63 entre otras.

Esperemos que esta información os anime aún más a utilizar las astillas y los pellets como combustibles para vuestras estufas en instalaciones.

Deixa un comentari

Your email address will not be published. Required fields are marked *